fbpx

COMO INICIAR UN NEGOCIO Y NO DARTE POR VENCIDA CON ÉL. 4 CONSEJOS DESDE MI OBSERVADOR:

Cuando inicias un negocio, tienes la llama de emoción al tope. Quieres aprovechar cada espacio de tiempo libre para trabajar en él, pero llega un momento cuando la llama se apaga. Tal vez intentas vender tu producto y lo único que consigues son miradas apáticas. O trabajas durante horas en la calle o en las redes sociales, pero por más que te mueves sigue pareciendo algo en vano. Estos momentos son cruciales para tu vida como emprendedora. La manera en que respondes a ellos determina si vas a lograr tu meta de ser una mujer independiente, dueña de su tiempo y su esfuerzo o si vas a seguir atorada en una caja cuadrada quejándote por lo injusto que es tu jefe o la vida. Cuando te encuentres en esta situación, debes recordar que por muy nublado que se vea el panorama ¡No puedes abandonar tus sueños! Y no lo estoy diciendo sólo por decir. Yo también me he encontrado en el pozo de la apatía. Hace unos años empecé a sentirme desmotivado por mi negocio y me quedé sin ganas de esforzarme por él. Afortunadamente, fui saliendo del pozo y me encontré con el combustible nuevamente #Full. Tenías muchas razones internas que me auto motivaban y aún las sigo teniendo.

Voy a compartir cuatro cosas que hice y que me ayudaron a re-encender la emoción inicial que sentía cuando decidí comenzar con BELLA MARÍA:

1) Acepta la falta de motivación
Es normal sentirse cansada/o un día y no tener ganas de trabajar en tu negocio, pero cuando ese día se convierte en semanas y luego en meses – es evidente que algo se necesita cambiar. Dejé de pujar y cedí ante la falta de motivación. Fue como soltar un gran peso. Al hacerlo, conseguí espacio para reflexionar y este espacio fue lo que me ayudó a remediar la situación.

Lección: Tus emociones y sentimientos son como una brújula. No los ignores. Dales espacio para expresarse, siempre saben lo que es mejor para ti.

2) Replantea las bases de tu negocio
Cuando tengo un nuevo equipo en la empresa, lo primero que hago es ponerlo a pensar sobre sus talentos, conocimientos y cómo sería su día ideal. Estudiar la carrera comercial, sus resultados y encontrar las personas claves. Personas emprendedoras y con sabiduría. Lección: Si quieres que tu negocio sea exitoso y quieres sentirte emocionada/o por él, asegúrate de que encaje perfecto con lo que eres.

3) Retoma las actividades que disfrutas

En coaching hay un concepto llamado tolerancias. Una tolerancia es una cosa o situación que no te gusta y que te roba energía, pero que no haces nada por cambiar – la estás “tolerando”. En mi negocio, una de estas tolerancias era de tener personas que no pagaban en tiempo y forma y otras se desaparecían con la deuda. Cada vez que llamaba a alguien nuevo ya sea porque apareció por internet o era recomendado por alguien, sentía la duda de que si esa persona era honesta o no con el pago. En el tiempo aprendí que si esa persona te presentaba su documentación en tiempo y forma y no generaba objeciones para que comenzara a trabajar legalmente, eran las personas que realmente cumplían con su deber máximo y mantener su equipo. También encontré gente maravillosa en el camino que te pagan sin firmar nada, porque la palabra vale oro. Pero a lo que voy que disfrutar es tener en el tiempo un equipo sólido, que para construirlo se necesita fe, persistencia. Con el tiempo te quedás con la gente correcta y formás un equipo ganador.

Lección: si quieres disfrutar de tu negocio, piensa que no solamente se aprende a ganar , si no también a perder. Los negocios del mundo se contruyen mayormente algunas veces, fracasando. Porque de los fracasos se aprenden.

4) Fluye más
En varias ocasiones he sugerido que mantengas tus metas presentes 24/7. Sigo creyendo. Me motiva a trabajar en mi negocio porque disfruto lo que hago y no porque tengo una fecha límite que cumplir, si no rever mis cosas diarias, invitar gente nueva al negocio, vender y compartir la excelente oportunidad de Bella María.

Lección: Olvídate de lograr un resultado alocado. Enfócate en aprender y en disfrutar el proceso de construir tu negocio, haciéndote cargo de tu propia existencia y fluir de positivismo.

Ahora quiero saber de vos.

¿Alguna vez te has sentido desmotivada por tu negocio?
¿Cómo le haces para re-encender las ganas de trabajar en él?