fbpx

La primera impresión y sus consecuencias, preocupan a cualquier fuerza de ventas. Te explicaremos qué importancia tiene la imagen personal y cómo puede afectar como técnica de venta.

7 segundos es lo que necesita una persona para que se forme una primera impresión de ti y solo bastan 30 segundos iniciales de una comunicación oral o corporal, para terminar de formarse una imagen de ti.

Según estudios psicológicos, nuestro cerebro está programado para llegar a una conclusión rápida, con muy poca información.

El 55% de la primera impresión está determinado por la apariencia, y 7% por la forma de expresión verbal o corporalmente. Así que el 62% depende de ti y en mucha medida de tu personalidad.

Esto aplicado en el plano de la venta profesional, puede ser un hecho decisivo en tu gestión comercial.

“No hay una segunda oportunidad para causar una buena impresión”.

La imagen personal de cualquier vendedora debe ir acorde con la filosofía y los objetivos de la empresa, ya que es una clara extensión de imagen de la marca Bella María. Ustedes son embajadoras y representantes reales de la empresa. Entonces: ¿qué se supone que deben proyectar?

Invertir en el vestuario es imprescindible: proyecta confianza y te hace estar preparada para cualquier reto. En realidad, es muy sencillo, si la líder comienza a vestir mejor, las demás también lo seguirán haciendo. Aun así, una mejor imagen puede ser incentivo de motivación y recompensa muy interesante para un equipo comercial.

Por más que te contactes virtualmente, tu imagen es percibida por la otra persona. Así es que, veamos qué pasos son necesarios para causar una buena impresión en el plano de la venta profesional y lo que queremos proyectar.

VESTIMENTA IMPECABLE Y APROPIADA. La forma de vestir es trascendente en la medida en que te muevas en ciertos nichos de mercado. Es uno de los puntos más importantes y que definen a cada persona. La vendedora profesional debe tener un aspecto impecable e impactar cuando ingresa a alguna habitación. El consejo es: invierte en tu imagen pues “como te ven, te juzgan”. Plantéate la siguiente cuestión: ¿cómo te gustaría que te traten: ¿bien o mal? Entonces vístete así. Existen tres símbolos de poder en la vestimenta del vendedor:

* Una buena lapicera genera un gran impacto y es señal que denota seguridad y seriedad. Así la gente se siente asesorada y acompañada en todo momento.

* Un reloj (y no el celular) refleja una gran personalidad, se nota y es inevitable verlo.

* Los zapatos expresan limpieza.

Combinación de la ropa. Una mala combinación entre prendas, denota falta de criterio y personalidad. Hay que tener en cuenta los “trucos para combinar correctamente la ropa”.

Manos y cabello: dan mucha información sobre la personalidad de cada persona. Evita llevar uñas largas y manos secas.

Higiene: un aspecto cuidado y aseado, mejora las distancias y la imagen que se proyecta.

Comunicación verbal: voz, tono, intensidad y modulación. Evitar la monotonía y utilizar los silencios.

Comunicación no verbal: gestos y posturas. El 93% de la comunicación no tiene palabras, por lo tanto, hay que prestar atención a los movimientos. Los pies y su dirección, dan información del interés de los interlocutores.

En general las personas suelen mirar primero, para luego escuchar tu tono de voz y por último prestar atención al significado de tus palabras.

Una vez más, queda claro que la imagen personal es la primera carta de presentación que proyecta una líder a sus equipos de ventas y a sus clientes. ¿Por qué no invertir en ella?

¿Qué 7 beneficios se consiguen con una buena imagen personal?

  1. Autoestima
  2. Confianza
  3. Liderazgo
  4. Éxito profesional
  5. Personalidad
  6. Contacto visual
  7. Trabajo en equipo

Estudios realizados por universidades extranjeras, afirman que vestir formal transmite profesionalidad y mantiene la distancia social (vinculada a los sentimientos de poder), en cambio, vestir informal, está relacionada con la intimidad y familiaridad.

Los autores de estos estudios, también señalan que, en situaciones competitivas, llevar ropa más elegante puede enviar una señal a otras personas sobre su éxito y su confianza en lo que hace. Vestir bien y elegante te hace llegar más lejos dentro y fuera de tu gestión comercial.

¿Por qué una buena imagen personal aumenta las ventas?

Todo es percepción. Si los clientes perciben que la vendedora es exitosa y que le está yendo bien, les dará más confianza comprarle. La mente asocia esa imagen confiable con la confianza que les inspira tu producto.

Cuida tu corte de cabello, usa ropa de calidad (la cual no significa usar ropa cara), aprende a combinar la ropa (tanto por colores y estampados), cuida la presentación de tus zapatos y tu pulcritud. Todos estos pequeños detalles, hacen una gran diferencia. Te harán sentir más segura y valiosa para tu cliente, porque no sólo lo dices, sino que lo demuestras con tu imagen.

RECUERDA

Una líder o una vendedora, debe verse como la empresa misma. Es la cara humana, detrás de una marca.